Bienvenidos a mi blog


Os presento este modesto rincón donde podréis ver mis creaciones gastronómicas.

Algunas recetas serán caseras de la abuela Milagros, mías propias y otras muchas de mis compañeros blogueros.
¡¡ Espero que os gusten !!


sábado, 14 de mayo de 2011

Gominolas de fresas

Hace tiempo que quería hacerlas y este fin de semana ha sido el momento, pero no sé si repetiré. ¡¡Las hice con mi sobrino y mi niña de dos años y medio!! Bueno, realmente solo le pusieron el azúcar, pero como me pusieron el salón. ¡¡Imaginaros!!!
La verdad que se portaron muy bien para lo chicos que son. Lo de hacer las chuches fué porque no me gusta que mi niña coma chucherías habitualmente.

Las gominolas que compramos tienen hasta un 80% de azúcar y hay que añadirle el aroma y colorantes artificiales.
Mucho mejor si son caseras, además no cuestan nada hacerlas.


Ingredientes:

180 gr  fresas
2 c/s gelatina neutra en polvo
azúcar
colorante alimenticio rosa
aceite desmoldante

PREPARACIÓN:

Trituramos las fresas, las ponemos en un cazo a fuego lento, con una cucharada sopera de azúcar. Mientras diluimos las dos cucharadas soperas de gelatina en un poquito de agua, no mucho. Es para que no haga grumos. Y se lo añadimos a la pasta de fresa. Si vemos que han quedado grumos, volvemos a pasar la batidora.
     
Subimos el fuego y dejamos hasta que hierva, sin dejar de mover.  Engrasamos los moldes con el aceite, yo utilicé aceite desmoldante.  Pero si no lo tenéis, cualquier aceite es bueno, no pongáis mucho. Solo darles unas pinceladas para que desmolden bien y no cojan sabor aceite.




Ahora vamos pasando la pasta de fresa a los moldes. Yo he utilizado moldes de bombones, de cubitos de hielo, pero os aconsejo que sean de silicona. Y lo dejamos a temperatura ambiente de un día para el otro.
Yo cometí el error de meterlos a la nevera y cuando puse el azúcar, después de un buen rato, se derritieron un poquito. Y el baño de azúcar no queda igual de bonito.
¡¡¡ Pero estaban buenísimas!!!

Ahora vamos a teñir el azúcar, que esto le gusta a los niños. En un bol ponemos un poquito de azúcar y echamos unas gotitas de colorante alimenticio rosa, poco porque tiñe mucho. Si no queremos llenarnos los dedos y llevarlos dos días teñidos de rosa, lo vamos moviendo con una cuchara. Y queda así de bonito..




Bañamos las gominolas en el azúcar. Y listas para que nuestros niños coman todo lo que quieran de estas chuches. A Martina le gustaron mucho, con y sin azúcar.

                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada