Bienvenidos a mi blog


Os presento este modesto rincón donde podréis ver mis creaciones gastronómicas.

Algunas recetas serán caseras de la abuela Milagros, mías propias y otras muchas de mis compañeros blogueros.
¡¡ Espero que os gusten !!


sábado, 28 de octubre de 2017

Costillas de cerdo al horno con salsa a la barbacoa

Vienen épocas de reuniones familiares, con amigos... Pues la receta que os traigo hoy te van a dejar en un buen lugar, sin muchos esfuerzos.
Prepara unas ricas y muy sabrosas costillas de cerdo a la barbacoa y quedarás de lujo.
Y lo mejor como siempre, lo fácil de elaborar.
No solía comerlas mucho pero desde que se hacen en casa no tienen nada que ver como comerlas fuera. Sobre todo en mi caso porque me gusta comerlas con los deditos y me pongo perdía.
Con cuchillo y tenedor no se saborean igual, jajajaja.

¿No te llama la atención porque tienen mucho hueso?
¡Pruébalas! Te van a sorprender.




Ingredientes:

2 costillares de cerdo
salsa Hunt's a la miel y mostaza
manteca de cerdo ibérica
brandy
pimienta negra
sal


PREPARACIÓN:

Empezamos precalentando el horno por arriba y por abajo a 180 grados. Salpimentamos el costillar y cubrimos con la manteca de cerdo.
Las horneamos durante una hora más o menos. Cuando esté dorada le damos la vuelta.
Ponemos en un cuenco la mitad de la salsa de barbacoa, le añadimos un vaso pequeño de brandy y diluimos.
A la hora, cuando estén doradas las dos partes pero sin hacer todavía por dentro, las pintamos con la salsa de barbacoa y brandy.
A los veinte minutos, le damos la vuelta y volvemos a pintar el costillar.
Así hasta que estén hechas.
¡Te encantarán!

Puedes acompañarlas con piña salteada a la plancha. En este caso las hice con patatas asadas.

¿Te gustó? Déjame un comentario y comparte.

¡Hasta la próxima receta!



domingo, 22 de octubre de 2017

¿Cómo pelar rápidamente muchos ajos?

Tenemos que hacer un guiso y necesitamos pelar muchos ajos, pues tan sencillo como poner los ajos la noche anterior en remojo.

Y cuando los necesites, se pelarán casi solos. Sólo tendrás que pasarle los dedos al ajo y saldrá la piel.

Si tienes otro truco para pelar ajos, déjamelo escrito. Me gustará leerlo.

Saludos.

lunes, 2 de octubre de 2017

Fabada Asturiana

El plato de hoy "Fabada".
Es un plato típico de nuestra maravillosa cocina española.
De origen humilde por sus escasos ingredientes, pero a la vez exquisito por la calidad de ellos.
Lo más importante para que te salga un rico plato, es la calidad de sus ingredientes. Las fabes, para los que no sois de mi tierra son alubias blancas asturianas. Tienen que ser de piel suave y por dentro mantecosas. Y el otro ingrediente imprescindible es el compango, osea la carne que acompaña y da el rico sabor ahumado al plato.

Se cocina más en los días fríos ya que es un plato contundente, te llena mucho la barriguita y te quedas muy agustito.
Aunque yo se lo pido a mi madre todas las semanas sea verano o invierno.  Cualquier época del año es buena para degustar una buena fabada.
¡Ay qué rico!
Fijaros si me gustan que vine a las doce del gimnasio y tenía que comer algo para recuperar las energías, y me comí un plato de fabada, y dos si hacía falta. Porque no quedaba más... Si no... Me lo hubiera comido.
¡Qué bien me sentaron! Tuve energía para todo el día, jajajajaa.


Ingredientes:

500 grs. fabes
1 compango
1 cebolleta
sal


PREPARACIÓN:

Ponemos las fabes a remojo durante toda la noche. Por la mañana quitamos el agua y las ponemos en la cazuela con la cebolleta y un poco de sal, cubiertas de nuevo de agua fría. Con el fuego medio, cuando empiece a hervir desespumamos.




Bajamos el fuego para que se vayan haciendo a fuego lento y cuando haga falta se le echa un poquito de agua fría para ir cortando la cocción y no se deshagan las habichuelas. Siempre tienen que tener aguita, se añade un poquito según te lo vaya pidiendo.
Añadimos el compango, que es la panceta, el chorizo y la morcillita que le van a dar un buen sabor a la cazuela. Y empezará a coger más sabor aún, y un bonito color. No necesitará ningún colorante más. Se puede tostar un poco de azafrán y añadirlo al guiso, pero hazme caso, no lo necesitará.




A media cocción se le agrega un poco de sal y una vez esté hecho el guiso se vuelve a probar para rectificar. No pongas mucha porque la carne le va a dar mucho sabor.
Las dejamos a fuego lento sobre tres horas hasta que estén tiernas. No se mete el cucharón para moverlas porque se rompen, son muy delicadas. Se coge por las asas y se le da un meneito y listo.




Se dejan reposar para que se asienten los sabores y ¡a comer! Al día siguiente estarán aún más sabrosas.