Bienvenidos a mi blog


Os presento este modesto rincón donde podréis ver mis creaciones gastronómicas.

Algunas recetas serán caseras de la abuela Milagros, mías propias y otras muchas de mis compañeros blogueros.
¡¡ Espero que os gusten !!


jueves, 12 de diciembre de 2019

Pastel frío de merluza y gambas con mahonesa de pimientos del piquillo

Este pastel que os traigo hoy es una opción muy sabrosa y vistosa para sorprender a nuestros invitados en estas fechas que se aproximan.
Lo podemos dejar hecho el día anterior y así estar más relajados, con más tiempo para disfrutar de la familia.
Para una noche de verano bien fresquito sería una riquísima opción de cena y además muy sana.

Ingredientes :

500 gr. merluza
250 gr. gambas
1 puerro
300 ml. nata
200 ml. leche
Vino blanco seco
Brandy
5 huevos
6 pimientos del piquillo
AOVE
Sal

PREPARACIÓN :

Ponemos a pochar la parte blanca del puerro picada con un poquito de aceite y sal. Sacamos y le damos un golpe de fuego al pescado y a las gambitas peladas que las pondremos más tarde porque necesitan poco fuego. A las carcasas de las gambas y cabezas le ponemos un poquito de vino blanco seco y otro poquito de brandy. Subimos el fuego para evaporar el alcohol, aplastamos y sacamos su jugo.
Añadimos la nata, ponemos con un poquito de sal y dejamos infusionar.
En otra sartén salteamos los pimientos del piquillo con un poquito de aceite.




Mientras desmigamos la merluza, teniendo cuidado de que no queden espinas. Añadimos las gambas salteadas, el puerro, tres pimientos del piquillo, la leche, los cinco huevos y la nata infusionada con las cáscaras que las he pasado por la thermomix y luego por un colador muy fino.
Así ha quedado, ¡vaya color y sabor tenía!







Probamos de sal y trituramos.
Yo le doy la textura de un paté. Eso sobre gustos, podemos dejar el pescado y las gambas en trozos más grandes.
En esta ocasión he dejado la textura más fina, queda espectacular.
He utilizado un molde de silicona rectangular que lo llenamos con la mezcla. Horneamos al baño maría sobre 45 minutos a 200 grados o hasta que lo pinches y salga limpio. Para que no se queme el pastel le ponemos por encima un trozo de papel vegetal.
Mientras preparamos una mahonesa normal, le añadimos los piquillos salteados que nos quedaron y batimos.

Dejamos enfriar y guardamos en la nevera.
Para servir lo desmoldamos y adornamos con la mahonesa.

Es un pastel de pescado muy sabroso y así de bonito quedó. Un plato estrella para sorprender a tus invitados.





Hoy nos propone Inma un delicioso pastel de pescado en el que destaca un potente sabor a marisco y una textura cremosa que le da el turbinado y la nata. Pocos vinos acompañan tan bien al marisco como los blancos gallegos y, a diferencia de otros más grasos, rebajan y matizan la cremosidad de la nata, armonizando a la perfección con el plato en su conjunto.
Nuestra recomendación para esta receta es un blanco del año de uva godello. Su precio suele ser un poco más alto que los albariños, pero el plato lo merece.
Y, como siempre, el vino con moderación sabe mejor.


¿Qué os pareció? Deja tu comentario y comparte si te gustó. Para no perderte ninguna receta puedes seguirme por correo electrónico.
¡Buenas noches chic@s!

2 comentarios:

  1. Magnífica idea como entrante en una comida o cena de importancia, como las que tendremos en estas fechas que se acercan. Gracias, Inma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un honor tener un comentario tuyo en mi blog. Me alegra que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar